escucha Fm Resistencia 103.9 online

programacion 2017

programacion 2017

FM Resistencia

FM Resistencia

curso de auxiliar en conduccion radiofonica

curso de auxiliar en conduccion radiofonica

martes, 31 de mayo de 2011

En el Cementerio de La Plata, reciclan ataúdes para los pobres

Pasan los restos a tierra y arreglan el cajón para sepelios gratuitos
El campo santo local presenta en varios sectores un estado general de abandono

El Cementerio de La Plata recicla ataúdes para poder cumplir con los sepelios sociales gratuitos: recupera los cajones de las bóvedas y nichos vencidos, los repara y se los entrega a los vecinos que no pueden pagar un servicio privado.
El reciclado de ataúdes fue reconocido a Diagonales por el director general del Cementerio, Pablo Ma-ssola, quien explicó que se hace ante la falta de stock de cajones nuevos y para poder cumplir con una necesidad “social y humanitaria”.
“De cada diez personas que vienen a reclamar el servicio gratuito, sólo una o dos es realmente un indigente y la ordenanza sólo exige la gratuidad en casos de indigencia. De todas maneras, entregamos cajones a mucha gente pobre que no puede encarar un sepelio de 3.000 o 4.000 pesos”, describió. Y afirmó: “también hay mucha gente que sabe que está el servicio y no quiere pagar”.
En un despacho con mobiliario de los años ‘70, en el que se destacaban el sillón de Massola –lo único nuevo–, una foto de Evita y dos gigantografías de Pablo Bruera, el funcionario afirmó que “en 2007 hubo 120 servicios gratuitos, mientras que ahora hay unos 450 por año”. Dijo, además, que “durante la gestión anterior el servicio estuvo escondido” y hasta habló por altavoz con un empleado que confirmó sus datos estadísticos actuales.
Otra empleada, con 30 años de antigüedad, lo desmintió. En una entrevista que realizó con FM Resistencia (103.9), la mujer afirmó: “vamos para casi dos años que no tenemos cajones. Lo único... a veces hacemos un reciclado. Es un cajón que se recupera de traslados de cuerpos de nicho (a tierra). Es decir, es un ataúd usado” (ver aparte).
La mujer explicó que la dirección había resuelto varios conflictos, porque un cajón económico puede costar unos 600 pesos. Y aseguró que también se puede pedir ayuda a las delegaciones.
Además, según la empleada, el Cementerio no brinda el servicio de ambulancia desde fines del año pasado. “Hace tres meses que se nos fundió el motor de la camioneta –reconoció Massola–, pero tratamos de usar la ambulancia de Defensa Civil o Control Urbano. A veces le pedimos a la gente que contrate un servicio privado, que puede costar 150 o 200 pesos”.
En la entrevista con la empleada del cementerio, el periodista de la radio barrial quiso saber si podía trasladar a un deudo en un auto particular:
–Si es un chiquito, sí. Si es un mayor, no.
–¿Por tamaño?
–Claro. Exacto.
–En 30 años de trabajo ¿lo has visto?
–No. Es la primera vez.

Abandono. “De acá se afanan todo: los caños, las canillas y una vez un tipo salió con un inodoro al hombro, como si nada. No hay presupuesto; arreglan las plazas del casco urbano y ponen florcitas por todos lados, pero para el Cementerio no hay ni un centavo”, describió a Diagonales un empleado del lugar que prefirió resguardar su identidad.




El procedimiento de reciclado

El director general del Cementerio de La Plata, Pablo Massola, explicó a Diagonales que los ataúdes reciclados que se les ofrece a los pobres e indigentes son los de los nichos o bóvedas que fueron arrendados “a perpetuidad”, que se vencieron y no fueron renovados.
El sistema de arrendamiento nació con el cementerio, en 1887, y fue reformado un siglo después, pero sólo en la cantidad de años del contrato, que en el caso de las bóvedas podría ser de hasta 99 años, mientras que en los nichos puede ser de 5, 10 o 15 años.
Según afirmó el funcionario, una vez vencido el arrendamiento y luego de que el cementerio haya fracasado en sus intentos por contactar a los deudos, se retira el cajón y lo que queda del cuerpo es sepultado en la tierra, donde queda durante seis años a la espera de que algún familiar lo pase a reclamar. Vencido ese plazo, se lo envía a la fosa común, también llamada osario.
Al ataúd, en tanto, si está en buenas condiciones, es reciclado para que pueda volver a ser usado por alguna persona que reclame el servicio gratuito que ofrece el cementerio local a las familias que no pueden pagar.

No hay comentarios: